¿Por qué no debés rechazar una entrevista de trabajo?

0

Cuando están buscando un empleo, es común que las personas terminen aplicando a muchas vacantes, esperando ser encontradas por reclutadores con buenas oportunidades para ofrecer.

En ese proceso, es posible recibir invitaciones de entrevistas que no sean de tu interés – tal vez para empresas o cargos que no tengan tanto que ver con lo que estás buscando en ese momento. Bien, ¿Qué hacer ante esta situación?

Vamos a mostrarte por qué, aunque la oportunidad no sea tan interesante, nunca debés rechazar una entrevista de trabajo.  Seguí leyendo para descubrir los motivos:

La experiencia nunca está de más

Ir a una entrevista de trabajo siempre será algo estresante. Pero, cuanta más experiencia se acumule en eso, más confiado te sentirás cuando sea una oportunidad que realmente valga la pena. Por lo tanto, utiliza estas oportunidades como pruebas, analizando cómo está siendo tu rendimiento para mejorar tu performance la próxima vez. Esta es una buena forma de terminar con el nerviosismo y la inseguridad.

Chances de aumentar el establecimiento de una red

Las entrevistas de empleo también son excelentes momentos para conocer a diferentes profesionales. Imagínate que te va bien en una conversación y decidís no aceptar esa vacante, pero después sos invitado a otra oportunidad de tu interés porque aquel reclutador se acordó de vos. Interesante, ¿no?

Esta es una estrategia que tendrá un efecto más perceptible a largo plazo, pero fortalecer tu networking con profesionales que están en posiciones jerárquicas para contratar a personas puede ayudarle a cambiar de empleo más fácilmente o realizar una transición de carrera sin muchos dolores de cabeza.

Tal vez terminás decidiendo que querés aceptar el empleo

Quizas te postulaste a una vacante con un perfil más técnico, pero la realidad es que deseas trabajar con algo que involucre más tu creatividad. No siempre las descripciones de una vacante dirán todo sobre aquella oportunidad o revelarán cómo la empresa es – tal vez descubras eso durante la entrevista con el reclutador.

Rechazar una entrevista puede hacer que pierdas una oportunidad que se adecuaría a tu momento profesional solo por juzgar de antemano la descripción de la vacante. Por este y otros motivos presentados aquí, es recomendable que aceptes ir a esa instancia profesional.

Comments

comentarios

Compartir.