Emprender no tiene edad: conocé a 4 chicos que comenzaron temprano

0

Cuando eras chico, probablemente soñaste con tener varias profesiones, jugaste a ser bombero, profesor, artista. No importa la profesión, colocaste todas tus apuestas en esto, soñaste en grande, creaste escenarios, clientes, espectadores o pacientes. Probablemente hayas cambiado de idea antes de poder realizar alguno de tus sueños. ¿Qué sucede cuando el sueño de un niño se vuelve realidad y es conquistado antes de ser un adulto? Para algunos pequeños su sueño es cambiar el mundo, tener una empresa o crear cosas que nadie pensó.

Conocé las historias de niños y pre-adolescentes que lograron volver sus ideas en emprendimientos de éxito.

Biel Baum

A los 4 años, Biel veía a su madre cuidar de enfermos renales y descubrió la necesidad de ayudar a otras personas. Sabía que iba a tardar mucho en ayudar si esperaba a ser médico o bombero y decidió dar un paso, volviéndose vegetariano. Hoy a los 12 años, presenta el programa Arte na Cozinha donde comparte varias recetas saludables y realiza conferencias y talleres en todo el mundo.

Sus proyectos futuros incluyen crear un menú infantil para los bielrestaurantes. Preocupado con la alimentación saludable de los niños, en su conferencia TED dijo que ningún chico merece comer Nuggets, papas fritas y espagueti con boloñesa. Algunas características de Biel como la curiosidad y la proactividad hicieron que lograse ayudar un problema visible. Cuando nos volvemos “personas grandes” a veces perdemos el lado que sueña en resolver los grandes problemas, pero no podemos abandonar esta característica.

Leanna Archer

Leanna tuvo la idea de fabricar productos para el cabello a los 8 años, cuando ya producía sus propios productos con la receta secreta de la abuela y sus cabellos eran siempre elogiados. Decidió distribuir muestras gratis de su producto para su familia y amigos y las personas comenzaron a gustar y a comprar.

Usando la creatividad para desarrollar nuevas fórmulas, logró expandir el negocio y enfocada hace más de 8 años y con 8 colaboradores. Hoy Leanna tiene 19 años y realiza productos orgánicos como shampoos, pomadas y acondicionadores hechos con óleo de palta, hibisco, almendras y quinoa. La compañía Leanna´s Inc factura US$500 mil al año.

Moziah Bridges

Moziah descubrió una brecha en el mercado de moños cuando buscó un modelo que le agradase. El fashionista y visionario tenía 9 años y pidió a su abuela que le enseñase a coser sus corbatas. En pocos meses ya había creado una colección propia.

Con la divulgación del boca a boca, el niño comenzó a recibir pedidos por Facebook y conforme los pedidos aumentaban, más personas de su familia como su mamá, abuela y otros familiares le ayudaron a coser. A los 13 años, conquistó al emprendedor Daymond John como mentor. Cuenta con una tienda online, distribución en diversas tiendas en Estados Unidos, emplea a un equipo de 5 profesionales y factura US$150 mil.

Fraser Doherty

Afirma que deseaba abrir su propio negocio desde los 8 años pero fue a los 14 que vio la oportunidad en algo que estaba en su cotidiano familiar. El niño se interesó en las recetas de gelatina de su abuela y le pidió que le enseñe. Al inicio vendió para sus vecinos y de a poco para algunos mercados locales. Con curiosidad y voluntad de producir algo mejor, investigó cómo realizar una gelatina 100% de fruta y creó la marca “SuperJam”.

Luego de participar de un evento de negocios donde expuso sus ideas para una red de supermercados del Reino Unido. Realizó una alianza y mejoró su proyecto. Un año después las gelatinas son vendidas en toda la red de supermercados.

Comments

comentarios

Compartir.