7 diferencias entre trabajar en grandes empresas y en pequeñas startups

0

¿Tu perfil de trabajo se adecuaría mejor a una pequeña startup o te encuadrás mejor dentro de una gran empresa? Puede ser que nunca te hayas preguntado sobre ese asunto pero conocer tu forma de trabajar y comprender cómo te alineas con posibles empleadores son factores que conducen a una vida profesional realmente satisfactoria.

Para ayudarte a entender qué tipo de ambiente de trabajo te haría amar los lunes, hicimos una lista con siete diferencias entre grandes empresas y pequeñas startups.

1.Burocracia

Las startups chicas tienen un número menor de empleados y una cultura en la que la agilidad suele ser muy valorada. Es por estos dos motivos que la burocracia dentro de ese tipo de empresa prácticamente no existe. De esta forma, las decisiones también se toman de manera mucho más ágil que en empresas grandes, con resultados también más rápidos (y cambios de direccionamientos más frecuentes).

2. Autonomía

Es natural que en grandes empresas el proceso de toma de decisiones dependa de muchas personas. En algunas de ellas, un equipo puede trabajar para una demanda o producto específico y tener cargos que van desde el nivel de pasantía hasta la dirección. Toda esta estructura acaba creando una gran escala jerárquica. Las resoluciones muchas veces necesitarán pasar por cada uno de esos profesionales, hecho que probablemente no suceda en un equipo más pequeño como lo es el de una startup.

3. Ambiente descontracturado

Este punto no es una regla fija: muchas empresas grandes y tradicionales tienen un ambiente relajado, pero la mayoría de ellas siguen ciertas normas de formalidad. Las startups tienen por esencia un clima en el que las cosas son llevadas con mayor ligereza, reflejándose esto no sólo en las relaciones entre los colaboradores, sino también en la estructura de la oficina. ¿Vos preferís un lugar con un ambiente más casual o uno en el cual la seriedad es siempre preservada?

4. Dresscode

Hay gente que prefiere trabajar de ropa formal, a otros les gusta ir a la oficina de la forma en que les venga en ganas y hay otros que adoran tener el uniforme de la empresa. Este es un aspecto que también varía de compañía en compañía, dependiendo mucho de la cultura corporativa del lugar. Las organizaciones tradicionales generalmente exigen un adiestramiento más formal, mientras que las startups prefieren que los empleados decidan ellos mismos cómo van a vestirse. Es importante recordar que este tipo de decisión también dependerá del segmento en que esa compañía está insertada, pues puede ser que la formalidad sea vista como algo totalmente asociado al sector de su negocio.

5. Horario flexible

Las startups normalmente esperan de sus empleados la llamada “actitud de dueño” con su trabajo y por eso no hay nadie controlando los horarios en que las personas están en la empresa. Con la autonomía que existe dentro de los equipos y el foco puesto en los resultados, es natural que estos profesionales tengan la responsabilidad suficiente para controlar su propio tiempo. Esta cultura no existe en la mayoría de las grandes empresas, que prefieren adoptar un horario fijo y estructurado.

6. Ascenso profesional y crecimiento del equipo

Las empresas muy grandes normalmente se encuentran en una fase de madurez y operan dentro de una estructura ideal para el funcionamiento del negocio de manera sostenible. Las pequeñas startups empiezan con un equipo más chico, pero luego la popularidad y la disputa por el mercado crece y surge la necesidad de contratar a más personas para el ampliar ese grupo. Si vos trabajas en ese tipo de empresa, es muy probable que veas a tu compañía contratando a nuevas personas y los equipos que antes eran pequeños se vuelvan gigantes. Esto puede abrir grandes oportunidades de ascenso de carrera en un período muy corto de tiempo.

7. Poco dinero y mucha mano a la obra

Es muy común que las startups operen con un presupuesto inferior al que una gran empresa tendría. Esto no necesariamente significa algo malo, sino una oportunidad de hacer un buen trabajo con recursos más limitados. En la práctica, puede ser que un equipo de una startup realice un trabajo que podría ser tercerizado con la ayuda del proveedor, por ejemplo.

Comments

comentarios

Compartir.