Cómo organizar tu trabajo antes de irte de vacaciones

0

¿Estás programando tus vacaciones? No importa cuánto disfrutes de tu trabajo, tomar algunas semanas de descanso y tener un tiempo para uno mismo es fundamental para recargar las energías.

Pero el período de vacaciones, como cualquier otro proyecto, demanda planificación. Y no estamos hablando aquí de tus planes de viaje. Antes de pasar un tiempo lejos de la oficina, es necesario organizar tus asuntos pendientes y actividades, no sólo para ayudar a aquellos que se quedan, sino también para que tu vuelta al trabajo sea más tranquila.

Para evitar trastornos y planear un buen regreso a un prolongado período de trabajo, te presentamos algunos consejos:

1. Hace una lista de tareas que deben realizarse antes de tu partida

Para desconectar del trabajo y disfrutar de sus vacaciones, necesitarás resolver tus tareas pendientes – o al menos dejarlas encaminadas para que ellas no te acompañen en ese período de descanso-. Por lo tanto, toma un tiempo para definir y organizar todo lo que necesita ser resuelto o delegado a un colaborador que se encargará de sus actividades durante su ausencia.

Si las tareas pueden esperar hasta tu vuelta, hace listas y anotaciones para que, cuando vuelvas, puedas recordar fácilmente lo que necesita ser hecho.

2. Delega tus actividades al colaborador que te sustituirá

Antes de salir de vacaciones, lo ideal sería adelantar todas las tareas posibles para que tu regreso sea tranquilo y la empresa pueda desarrollar sus actividades al mismo ritmo. Pero sabemos que, además de que siempre existe la posibilidad de que surjan demandas imprevistas, algunas tareas no pueden ser ejecutadas con antelación y requieren atención diaria de un colaborador.

De esta manera, es necesario delegar tus funciones a un colega o incluso a un equipo que será responsable de ellas en ese período. Una buena sugerencia es crear guiones explicativos sobre cómo desempeñar tus actividades de la mejor manera. Recordá, también, anotar los puntos de contacto importantes con los que interactuas en tu rutina, para saber si tu sustituto necesita accionarlos.

3. Organiza tus cosas

Al regresar al trabajo, un nuevo ciclo se iniciará y es importante aprovechar el momento de energía renovada. Para ello debes, antes de salir de vacaciones, tomar un tiempo para organizar tu escritorio y cajones, pero también tus archivos virtuales y correos electrónicos. Recorda que habrá muchos mensajes nuevos esperando a tu vuelta, y es mejor dejar tu bandeja de entrada organizada para recibirlos.

Además, tirá todos los post-it, papeles y otros materiales que no te serán más útiles. Si tenés alimentos guardados en la oficina, chequea la validez y lleva a casa todo lo que necesitarás consumir hasta tu regreso. Todo esto te ayudará a tomar menos tiempo para reanudar tu rutina cuando las vacaciones terminen.

4. Configura un recordatorio en tu correo electrónico

El e-mail es uno de los canales de comunicación más utilizados en cualquier empresa, tanto dentro como fuera de la oficina. Imagina ahora el malestar que puede surgir si recibís un e-mail urgente de alguien que no sabía de tus vacaciones y sólo regresa el contacto semanas después.

Por lo tanto, no te olvides de configurar un mensaje automático que indique el período en el que estarás ausente y la persona que es responsable de tus funciones en la empresa. Incluí también el contacto de ese colaborador.

Ahora que tu espacio y tus actividades están organizados, ya podés dejar de soñar con las vacaciones y aprovecharlas sin preocuparte por el trabajo. Y así vas a estar seguro de poder volver a tu rutina de manera organizada y sana. 🙂


  Seguí en nuestro blog  para leer más sobre cómo administrar tu carrera, conseguir el trabajo ideal y mejorar tus relaciones profesionales.

Comments

comentarios

Share.