Cómo organizar tu rutina durante la búsqueda de un empleo

0

Durante la búsqueda de empleo, mucha gente se postula a un gran número de vacantes de una sola vez y termina perdiéndose en medio de tantos procesos. Muchas inscripciones significan diferentes versiones de un curriculum vitae, cartas de presentación personalizadas y un montón de personas de contacto. Sin embargo, ¿de qué forma se organizan todo en tu rutina?

Si no te organizas con cuidado, tal vez cometas errores como confundir los nombres de las empresas y sus reclutadores, perder fechas de entrevistas u olvidarte de volver a entrar en contacto con personas importantes durante el proceso.

Por eso, creamos una guía para ayudarte a organizarte durante la búsqueda de trabajo:

Comenzá por tus objetivos de carrera

Las ganas y la voluntad de inscribirse impulsivamente en varias oportunidades es grande, pero es importante dar un paso atrás y previamente analizar, desde una perspectiva macro, cuáles son tus objetivos de carrera profesional y las direcciones que pretendés tomar.

¿Cómo querés obtener la mejor oportunidad si aún no has decidido qué camino recorrer? Reflexiona sobre el asunto para saber qué vacantes te pueden ayudar en ese dirección. Para hacer las cosas más fáciles, podés guiar tus pensamientos con las siguientes preguntas, pensando siempre a dónde querés llegar:

– ¿Cuál sería el mejor sector o mercado para tu próxima oportunidad?
– ¿Cuáles son las actividades que debés realizar en el día a día para llegar allí?
– ¿Existen empresas específicas que te ayudaran a aprovechar tu carrera?

Asegúrate de que estás incluyendo en tus reflexiones tu vida personal, abordando aspectos financieros, familiares, de educación y tus propios valores. Y recordá: el empleo ideal es el que encaja mejor en tu vida.

Armá un cronograma

El primer paso para crear tu cronograma es identificar un tiempo libre en tu rutina para dedicarte a la búsqueda de empleo. Esta es una tarea que realmente consumirá el tiempo de tu día, así que aseguráte de que tendrás un período libre para centrarte totalmente en ello.
Comenzá a organizar las tareas que te ayudarán en la búsqueda del empleo y que necesitan hacerse lo antes posible, cómo actualizar tus perfiles en las redes sociales y en sitios de reclutamiento y analizar tu currículum para encontrar oportunidades de mejora. Lo ideal es hacerlo en los primeros días.

Con tus perfiles y currícums optimizados, es hora de iniciar tu búsqueda. Enviar correos electrónicos y buscar oportunidades puede ser cansador y estresante. Por lo tanto, mantené el foco y tratá de reservar algunos intervalos entre una búsqueda y otra.

Una vez que lográs avanzar en procesos selectivos, llegará la hora de organizarse para no perder ningún plazo de envío de informaciones, entrevistas y retorno de contactos.

Monitorea cada vacante a la que hayas aplicado

¿Te acordás del problema de inscribirse para muchas vacantes? Volumen no necesariamente significa calidad. Además, muchas inscripciones acaban siendo irrelevantes (te hacen perder tiempo realizando pruebas online y llenando formularios), esto te perturbará a la hora de monitorear las vacantes a las que ya te has inscrito.

La idea aquí es estar al tanto de los procesos selectivos en los que estás participando, lo que ayuda también a la hora de identificar el mejor momento para volver el contacto con el reclutador y saber cómo van las cosas.

Crea una hoja de cálculo sencilla con la siguiente información para cada vacante a la que hayas aplicado: nombre de la empresa, contactos del reclutador (e-mail y teléfono), fecha de inscripción, deadlines y entrevistas, fecha de seguimiento (retorno de contacto) y status en el proceso selectivo (rechazado, aguardando respuesta, entrevista marcada). Así, podrás acompañar cada proceso y hacer contacto con la empresa en el momento adecuado.

Comments

comentarios

Share.