Cómo cultivar buenas relaciones profesionales

0

Antiguamente, el trabajo acostumbra ser el lugar donde ir, pasar ocho horas del día y volver a casa. No era un ámbito donde se esperaba crear amistades y conexiones significativas.
Hubo un cambio dentro de la dinámica de trabajo y hoy las personas buscan un trabajo con significado. Jenn DeWall, coach de carrera, afirma: “un trabajo significativo engloba una serie de cosas, desde un trabajo apasionante hasta formar parte de un equipo fuerte y saber tu valor dentro del equipo”. La esencia de un trabajo significativo son las personas con las que trabajás y tu relación con ellas.

Pasamos más tiempo trabajando que con nuestras familias y amigos. Buscamos un retorno en la inversión de este tiempo no solo al lograr una buena carrera y remuneración, también al cultivar nuestras relaciones.

En tiempos de networking, invertir en buenas relaciones profesionales también es garantizar posiciones de empleo y avances en tu carrera. Descubrí consejos para mejorar la relación con tus compañeros de trabajo.

1. Enfocate en lo simple

Cuando estás ingresando a una nueva empresa, conversá con un tono informal con tus nuevos compañeros de trabajo. Preguntá qué piensan sobre sus trabajos, sus especialidades dentro de la organización y sus hobbies.

2. Sé humilde y agradecido

Nadie quiere trabajar con un “sabelotodo” o alguien que piensa que no necesita de ayuda. Si actuás de esta forma, el número de personas que van a querer trabajar con vos y construir una relación será bien pequeño. Es importante dejar en claro en tus acciones, principalmente durante un feedback o reuniones generales, de que estás ahí para aprender independientemente del momento de tu carrera.

3. Mostrá transparencia

Lo que más incomoda y arruina una relación profesional es la falta de transparencia en los procesos. Muchas áreas dependen del trabajo de otros sectores para concluir sus actividades. Los atrasos son normales y suelen suceder pero comunicarlo con anticipación y de manera honesta es fundamental para preservar las relaciones y no generar estrés en el equipo.

4. Escuchá y observá

Tratá de entender por completo la cultura de la empresa, sus procesos y el perfil de tus compañeros. Cada organización tiene su dinámica y ritmo, muchas veces impuesta por quien colabora para su desarrollo. Sabé cómo adaptarte al ambiente y respetá el espacio de todos.

5. Sé siempre un facilitador

Un facilitador es alguien que siempre actúa para colaborar con su equipo y sus compañeros, independientemente del asunto. Vas a notar que existen varias posibilidades de ayudar a tus compañeros en diversas actividades que muchas veces no estarán bajo tu responsabilidad y ayudar no te cuesta nada. Mostrate siempre dispuesto a intentar colaborar con soluciones y mejorar el clima general.

Comments

comentarios

Compartir.