7 consejos para dar una buena impresión en la entrevista de trabajo

0

¿La primera impresión es la que cuenta? Estudios de psicología han demostrado que esto es cierto en las relaciones interpersonales. Sin embargo, también puede suceder esto con tu  reclutador durante una entrevista de trabajo.

Incluso si tu perfil es perfecto para este trabajo, si tus habilidades van más allá de los requisitos básicos y contás con experiencia suficiente, las posibilidades de ser contratado sin dar una buena impresión inicial son bajísimas. Sobre todo en un escenario en el que las empresas actualmente le dan prioridad a las formas de los candidatos.

Por lo tanto, ya no alcanza con ser un buen profesional:  también es necesario parecerlo. Para ayudarte en este sentido, seleccionamos algunas prácticas que pueden hacer que te muestres como la persona ideal para esa vacante.

1. Andá más allá de lo que se le preguntó

Aunque la responsabilidad de mantener la conversación no sea tuya, es interesante explorar diferentes posibilidades dentro de la conversación, si son pertinentes para el contexto, claro.

Sé concreto y demostrá que sabes dialogar sobre diferentes asuntos. Utilizando la charla a tu favor, serás capaz de comprobar puntos específicos que el reclutador está buscando. Por ejemplo, si el tema es un proyecto en el que trabajaste antes, continua discutiendo sobre tus experiencias profesionales y comenta sobre otros hechos interesantes que hayan sucedido en tu carrera.

No caigas en respuestas monosilábicas de sí o no: demostrá que sabes de lo que te están hablando y da tu opinión sobre los asuntos cuando te pregunten. Solo tenés que tener cuidado de no hacer lo contrario y extenderte excesivamente. Tenés que estar bien atento a las reacciones del entrevistador ayudarlo a entender cuándo es hora de hablar y cuando no.

2. Deja en claro que conocés a quien te está contratando

Ir preparado para la entrevista hace toda la diferencia. Esto le mostrará al reclutador que estás interesado en el puesto, además de abrir posibilidades para nuevos temas, como se dijo en el punto anterior.

Demostrá que entendés sobre el negocio de la empresa, su historia y el mercado en el que actúa. Una buena opción es hacer preguntas o simplemente hacer conexiones pertinentes entre lo que está siendo discutido y la compañía contratante.

Crease o no, hay muchos profesionales que no van preparados para las entrevistas, perdiendo grandes oportunidades y corriendo el riesgo de cometer grandes errores. Para saber más sobre la empresa, puedes consultar nuestra plataforma. Hay más de 50 mil contenidos sobre procesos selectivos de decenas de miles de empresas en el país.

3. Demostrá  que tu perfil  combina con la empresa

Una vez que hayas hecho una buena investigación sobre la compañía y comprendas sobre la importancia de “venderte bien” y explorar diferentes temas durante la conversación, demostrar que tu perfil coincide con ese trabajo será una tarea fácil.

Cuando un profesional de RRHH comienza a preparar una contratación, uno de los procedimientos básicos es imaginar el perfil profesional ideal para esa posición. En esta etapa se consideran aspectos más técnicos, como experiencia, empresas anteriores, educación y otros, pero tampoco se excluyen las cualidades comportamentales.

El candidato ideal para la vacante, además de atender los requisitos básicos, deberá combinar con su nueva empresa en términos culturales. Puesto que la cultura es lo que guía el estilo de trabajo del lugar, esta alineación debe existir entre profesional y empresas para que quien ingresa allí sea feliz trabajando.

Por ejemplo, si la empresa tiene un esquema de home office u otros tipos de trabajo remoto, una buena sería comentar cómo valora la práctica y la considera importante por motivos específicos. Puede incluso parecer que esto no hace la menor diferencia al fin de cuentas, pero son este tipo de prácticas las que notifican al reclutador una clara identificación con la empresa.

4. Ejemplifica tus cualidades

Los discursos vacíos no sirven de nada durante una entrevista de trabajo. Podrás decir que sos el profesional más increíble dentro de su área de actuación, pero ¿qué probará ese punto ante el reclutador? ¿Qué le hará creer al entrevistado que sos el profesional adecuado para esa posición?

Probablemente ya estés preparado con anticipación en relación a las respuestas que darás en determinadas situaciones. ¿Qué tal hacer una lista mental de los resultados, conquistas y reconocimientos que consideres importante incluir en la conversación?

Así, podrás anticiparte para que el reclutador pueda visualizar tus cualidades en la práctica.

5. Llegá a la hora correcta, ¡Sé puntual!

Llegar en el horario combinado (o un poco antes) es una cuestión de educación y responsabilidad. Ya que el tema principal aquí es el de crear una imagen positiva para el reclutador, es necesario que respetes su agenda.

Si la entrevista es a través de una video llamada , también vale la pena comprobar previamente tu conexión y si el lugar donde te encuentras es adecuado para el chat. La regla sigue siendo la misma en este caso: ¡estar listo en el horario combinado!

6. Ajustes en el dresscode

Es necesario estar atento para no ir con ropa demasiado formal para una entrevista en un lugar donde todos usan bermudas y se visten de forma relajada, informal. Este tipo de información puede ser confusa de descubrir en un primer momento, pero tan pronto como comiences a investigar sobre la compañía por Internet, probablemente entenderás cuál es el tipo de vestimenta más adecuada.

Pero cuidado: incluso habiendo descubierto que la empresa es súper cool, tenés que tener  orientaciones mínimas  para no ir de manera totalmente informal (usando zapatillas, por ejemplo) en el proceso selectivo. En algunos casos, lo mejor es apostar en un término medio.

7. Genera simpatía en el reclutador

¡Para causar una buena impresión durante el proceso selectivo, toda tu forma de comunicarse debe generar simpatía! Esto significa crear una conexión entre entrevistado y reclutador. Eso sucede cuando recién conocemos a una persona y estamos seguros de que es buena gente  y confiable. Es ese tipo de sentimiento es el que se debe buscar.

Durante la conversación, intenta encontrar puntos de conexión que indiquen algo en común entre vos y el reclutador: eso te va a dar la oportunidad de tocar un tema importante. Por ejemplo, podés notar un acento diferente o descubrir algo que ambos admiran.

¡Tocar  puntos en común puede causar una conexión casi inmediata, haciendo que la conversación fluya naturalmente mientras generes una buena primera impresión!


¡Esperamos que te vaya muy bien en tus próximas entrevistas! Continúa en nuestro blog para leer más sobre cómo conseguir el empleo ideal, mejorar tus relaciones profesionales y gestionar tu carrera.

Comments

comentarios

Share.