5 ejercicios para reducir el estrés en 5 minutos

0

Mantener el foco durante el día se vuelve cada vez más dificil, contar con el tiempo para realizar todas las tareas y luego tener energía de sobra para después del trabajo. Este intento constante de sentirse bien aún con miles de pendientes es muy estresante. ¿Cómo mantener la calma con tantas responsabilidades?

Según la revista Forbes, se estima que un profesional considerado “en el promedio” tiene cerca de 30 a 100 proyectos en su pauta y es interrumpido en su trabajo hasta siete veces por hora. También se estima que 4 de cada 10 personas que trabajan en grandes compañías están pasando por una gran reestructuración empresarial y como consecuencia están preocupadas y inciertas sobre sus futuros. Todos estos factores terminan causando conflictos internos para el profesional, que además de precuparse con los problemas de la empresa, también tiene sus problemas personales, familiares y más.

El estrés no es solo una condición psicológica, es un estado que afecta el organismo como un todo y puede tener efectos muy graves en la salud. Aumenta los niveles de adrenalina, lo que aumenta la frecuencia cardíaca y eso puede causar diversos problemas como presión alta, arritmia cardíaca, obstrucción arterial, además de fuertes jaquecas y dolores en el cuerpo.

Además de eso, el empleado no es el único que sufre, el lugar de trabajo también sufre con la ausencia y pérdida de productividad laboral. Según un estudio realizado por el Instituto Emory de los Estados Unidos, las empresas que se enfocaron en mejorar la salud de sus empleados a través de programas de promoción de la salud en el lugar de trabajo comprobaron que es una inversión. Los profesionales saludables física y psicológicamente trabajan mucho mejor, los costos médicos son reducidos y la productividad aumenta.

Aunque tu empresa aún no ponga en práctica estas políticas, vos también podés ayudarte con algunos hábitos muy simples pero que hacen una gran diferencia. Separamos 5 ejercicios fáciles que pueden ser realizados en menos de 5 minutos para ayudarte a reducir el estrés y sentirte mejor.

  1.  Abrazá más

A todos les gusta el calor de un abrazo y esa sensación de bienestar que sentimos luego de abrazar a un amigo, compañero o familiar. Lo que muchos no saben es que está comprobado científicamente que un simple abrazo puede tener profundos efectos en la disminución del estrés. Según el doctor Paul Zak (conferencista de TED), abrazar a alguien hace que tu organismo libere oxitocina, una hormona que promueve el relajamiento, la confianza y la compasión. El doctor también sugiere una dosis diaria de por lo menos ocho abrazos por día. No importa quien sea, si tenés esta libertad, podés abrazar a tus compañeros de trabajo o esperar hasta la noche cuando llegues a tu casa. Lo importante es abrazar.

  1. Respirá profundo

Cuando estés sintiéndote sobrecargado o tenso y necesites vaciar tu mente, un ejercicio simple de respiración puede ayudarte a restablecer el equilibrio. Funciona como una pequeña meditación: sentate en tu silla o en el piso, con la espalda recta. Inspirá contando hasta 4, sostené la respiración y contá hasta 7, después espirá lentamente contando hasta 8. Repetí el ejercicio por 5 minutos. Podés hacer pausas en el trabajo para incluir este ejercicio en tu rutina y estar más tranquilo, concentrado y principalmente más relajado. Puede demorar un poco hasta lograr la técnica, pero cuanto más lo practiques mejores serán los efectos a largo plazo.

  1. Saboreá el momento

Saborear el momento significa hacer algo positivo y que traiga buenos pensamientos. Esto sirve para traerte emociones positivas que te saquen de la realidad estresante. Tomate 5 minutos por día para pensar en algo interesantes que estés planeando hacer (pensar en eventos que van a llegar te da más motivación para cumplir tus tareas), como un viaje próximo, un cumpleaños, una fiesta o cualquier otra cosa que te de placer. Tener una conversación leve y relajada con alguien y hablar sobre cosas buenas también te ayuda. Cuando estés comiendo saboreá tu comida y aprovechá al máximo tus momentos de descontracción de la rutina. Simplemente saborear las buenas cosas de la vida es un reductor instantáneo de estrés.

  1. Escribí para descargarte

Escribir es una óptima terapia de autoconocimiento. Podés usar la escritura como una herramienta de meditación, un lugar para soñar, solucionar tus problemas y principalmente un lugar para descargarte donde nadie puede oirte o juzgarte. Escribiendo descargás todos tus sentimientos negativos en el papel y te hace ver con más claridad y tener capacidad de analizar la situación. En 5 minutos es posible hacer un ejercicio simple de escritura, descargando lo que te incomoda. Es impresionante como un problema parece diferente cuando está en papel.

  1. Programá tu día para tener más energía

La mayoría de las persona cree que presionándose para mantener el foco durante todo el día es la mejor forma de realizar un trabajo eficiente, “sin parar” durante ocho horas creyendo que así se logra realizar más tareas. La verdad, esa forma de trabajo no es saludable, es desgastante, termina disminuyendo la productividad, aumentando los niveles de estrés y dejando a la persona agotada, sin energía para realizar otras actividades. La mejor forma de ser productivo es programar pequeños intervalos durante el día (por ejemplo, tomar 5 minutos por cada hora y media para realizar un ejercicio de respiración, dar una vuelta, escribir, ver un video, estirarse y más). Según la revista Forbes, está comprobado que cuando se tiene un período de concentración intensa por 90 minutos, seguido de un pequeño período de descanso, es posible quitar la acumulación de estrés y hasta lograr una sensación de “rejuvenecimiento”.

Comments

comentarios

Compartir.