5 actitudes que dejan a los reclutadores aterrorizados

0

Conquistar el empleo de tus sueños no es fácil, pero ese camino puede ser menos complicado si te enterás de algunos trucos sobre cómo desempeñarte durante el proceso selectivo, evitando errores “grosos”.

A continuación, te listamos algunas actitudes negativas que pueden desagradar a los reclutadores y obstaculizar tus posibilidades de contratación:

1. Falta de preparación y de interés

Para andar bien en un proceso selectivo, principalmente durante las etapas de la entrevista, necesitás tener una buena comprensión del objetivo de esa empresa. Por eso es tan importante realizar investigaciones sobre la historia de la compañía, sus productos y servicios y el mercado en el que la misma está inserta.

Entender estos puntos hará que te encuentres preparado para responder preguntas que probarán tu compromiso, mostrando tu verdadero interés en trabajar allí.

2. Mentir

Exagerar algunos hechos o simplemente mentir al hablar sobre experiencias y habilidades podés ensuciar tu imagen con esa empresa e incluso en todo el mercado en el que pretendés desarrollarte. Contá tu trayectoria profesional con sinceridad y ejemplificá algunos puntos con historias que realmente sucedieron. Recordá que la mentira tiene patas cortas y podes terminar haciendo una tarea en la que tendrás que probar todo lo que dijiste.

3. Insistir en los mismos discursos que ya son clichés

Hay discursos clásicos que casi todo candidato hace para el reclutador, como: “Mi mayor defecto es ser perfeccionista”; “quiero trabajar aquí porque creo mucho en el producto”; “me encanta trabajar en grupo”.

Estas respuestas no son necesariamente equivocadas, pero con toda seguridad, el encargado de Recursos Humanos ya las ha escuchado miles de veces. En vez de replicar algo que ya hayas oído a alguien decir, tratá de ser más original y comunicar cosas que de hecho representen al profesional que sos, tus aspiraciones y tu estilo de trabajo.

4. Tener comportamiento inadecuado

Tené cuidado con la forma en que te portás durante el proceso selectivo. Además de tus experiencias profesionales y habilidades adquiridas, tu comportamiento también se tendrá en cuenta a la hora de evaluar tu perfil.

Tratá de alinear tu comportamiento con el estilo de aquella empresa, pensando en cómo se comunica con sus empleados y el tipo de persona que trabaja allí. Mostrar que vos combinás con la cultura de la compañía deseada aumentará tus posibilidades de ser contratado.

Pero tené cuidado: no es porque la empresa tenga un ambiente más relajado es que vas a poder decir cualquier cosa en la entrevista. Aunque tus entrevistadores te dejen cómodo, el momento de la entrevista sigue siendo todavía una instancia formal y profesional – por lo tanto, nada de hacer chistes fuera de lugar o contar historias demasiado personales.

5. Hablar mal de la antigua empresa

Comentar cosas negativas sobre tu antigua empresa puede ser un gran gol en contra. Esto no significa que estés inhabilitado para hacer críticas sobre tus antiguos empleadores, pero hay que tener cuidado para que sean críticas constructivas y no suenen a algo infantil.

Recordá que el reclutador no está allí para oír tus desahogos: al preguntar sobre tu trabajo anterior, él probablemente quiere entender qué cosas han sido positivas y negativas en tu última experiencia y cómo pueden estas cuestiones influenciar en tu actual momento en una nueva empresa.


¿Te gustó ? Ponenle “Me gusta¨a nuestra página en Facebook para no perderte las actualizaciones de nuestro blog. Aquí encontrarás contenidos que te ayudarán a crecer profesionalmente, encontrar el trabajo ideal y a …¡amar los lunes!.

Comments

comentarios

Compartir.